miércoles, 9 de julio de 2008

Dormida

Ahora miro el techo

Y te escucho respirar

Despacio

 

Y en cierta forma se siente

Como una vez cuando era chico

Cuando anochecía y tenía fiebre

Me acostaron a ver tele

Veía cuartos pintados

De colores fuertes y opacos

Y sentía que me tragaban

Como un mundo subterráneo y artificial

 

Y afuera en la ventana

Algunas luces se encendían

Anunciaban un sábado prometedor

2 comentarios:

Poly dijo...

Acabas de recitar mis dias.

Julian Glumi dijo...

Bien, bien.
Conciso.


Me hizo acordar a mis días de infancia afiebrado en la cama.

Hubo una epoca en la que me gustaba la fiebre... debe ser por las drogas que te dan.

Adieu!