sábado, 21 de febrero de 2009


"1 de la mañana vendría a ser la hora pactada en los papeles. No obstante todos acá han de saber que hasta eso de las 2 menos cuarto no van a abrir, pero si, es un requisito pétreo la puntualidad. ‘Es que a alterna hay que llegar temprano, si no te cierran la puerta en la cara’ dice una vos perdida entre el maquillaje dramático y la oscuridad de un recoveco de Montserrat. Un gordo de remera negra pide en parcos términos que la proto-fila para entrar tome forma definitiva, cosa que nunca ocurrirá. Se trata mas bien de una masa multi estructural y cambiante, deslizándose entre pantalones anchos, remeras de Flema o de Rammstein, de polleritas escocesas, latas de cerveza y botellas de gaseosa de dudoso contenido. Podemos hablar de un grupo de nos mas de 70 habitúes infaltables rotándose y colándose en términos amistosos dentro del campo que abarca la ‘previa de alterna’, muchos de ellos sobrevivientes de generaciones anteriores, testigos de las épocas mas intensas y frenéticas dentro de este submundo social, y quizás algunos conocedores del secreto de su espontánea y misteriosa decadencia. Cada tanto por estas horas para un taxi en la esquina próxima a la entrada de alternativa. De la puerta del taxi se ven surgir un par de piernas largas y estilizadas, primorosamente enfundadas en medias negras y violentos portaligas, que concentran magnéticamente la atención de numerosas viseras a lo largo de la no-fila mutante. Estamos en presencia de la carnada. Así es como se atrae a las victimas, a los intrusos llámese también. Porque lo que se ofrece tan opulentamente es lo que justamente ya desapareció hace años. Una versión denigrante, bastardeada, reducida, vulgarizada, estandarizada y por sobre todo, absolutamente ficticia de lo que alguna vez supo ser un circulo de libertinaje alternativo, un antro donde en lugar de los crueles regimenes jerárquicos sociales de todo local nocturno se logro imponer una cierta ‘democracia sexual’ orgullosamente marginal y de actitud deliberadamente positiva, que bien pudo haber sido la semilla de una nueva contracultura urbana. Pero no fue así. De un día para el otro este espíritu tan 'freak' como inclusivo se esfumo en el aire sin dejar rastros. Y Alternativa fue lenta e inevitablemente fagocitado por la estandarización cultural. Ahora las chicas “carnada” bailan pseudos-sensualmente detrás de un cristal de histeria y falsedad. Por supuesto, se dejan tomar fotos sabiendo que a la semana siguiente van a aparecer en múltiples canales de Internet, particularmente en paginas de intercambio de pornografía, en donde ya se puede ver a algunos pobres infelices que sin conexión alguna con el viejo movimiento alternativo, preguntan donde queda ‘ese boliche’.”




Capitulo inicial de “Poringa mato a Alternativa”, cuyo autor sigue prefiriendo el anonimato a dos años de su primera edicion y habiendo vendido ya mas de 17 ejemplares. Partiendo desde la investigación acerca de una suerte de contracultura olvidada de finales de los 90, y valiendose de un fino sentido de la ironia, el libro esboza entre trazos apocalipticos una critica hacia la automarginacion y autorrepresion de la juventud en la ultima decada, la falta de identidad y criterio individual, y haciendo particular hincapié en la decadencia del “boliche” como institución social. De facil lectura, entretenido y hasta hilarante en ciertos fragmentos, aunque siempre dejando un sabor agridulce y cierta nostalgia sombria al final de cada capitulo. Se consigue en librerias Free Chaban por el precio de 15 pesos (sugerido).

3 comentarios:

I don’t belong here dijo...

Réquiem se derrite, pero mantiene el libido.(Es lo único que diré)

Me quiero morir y a nadie le importa

=)

Julian Glumi dijo...

Boludo, ya terminaste ese libro?, yo lo quiero!...

LeN!N dijo...

Jajaja, es tal cual.