miércoles, 3 de octubre de 2007

Sin Conflicto Principal

Bueno bueno, vuelvo despues de un largo rato al mambo literario, una de las pocas cosas en las que puedo poner ganas. Y lo hago de la peor manera, porque acabo de terminar esto y ahun no entiendo que mierda es, como siempre. Enjoy it





Debe ser el timbrazo más inoportuno que haya asaltado mi quietud vez alguna en mi putisima vida. Atienda alguien por dios, que yo no pienso correrme un milímetro de este letargo vespertino, demasiada alteración para un día tan minuciosamente mierdero como el que acontece. Un amigo tenia la teoría de que en estos días mierderos el mejor plan que puede uno llevar a cabo es tratar de no moverse, o sea, buscarle la vuelta para hacer lo menos posible, porque toda actividad, proyecto o emprendimiento por mas mínimo que sea, en jornadas como esta puede desencadenar, de maneras insospechadas, un desastre absoluto, sin importar cuanta precaución se tenga. Y si, confieso que hemos gastado mucho tiempo estudiando las leyes de Murfy y tratando en vano de sacarles provecho. Pero también hay que decir que puedo oler esta clase de días desde que me levanto, y el de hoy fue un mediodía bastante apestoso.
Bien, la teoría que en realidad ilustraría de mejor manera esta escena seria la del caos, porque en un millón de años hubiera podido imaginar que la puerta de mi claustro se iba a abrir y apareciera justamente esa cara.
-¿Que haces acá hija de puta? (yo y mis calidos saludos fraternales)
-No se nene, hace como una semana que no te conectas, y no me atiende nadie cuando llamo. Pensé que finalmente ya sabes quien te había secuestrado y llevado de rehén a la isla de Borneo.
(Risas nasales, cuando no)
-Ya fue eso, boluda…
-¿En seeeeriioooo? -(Ese tonito burlón)- Che pero no se nota.
-Mis mambos querida, no es algo así de fácil…
(Veo en su cara que me lo va a preguntar, simplemente no puede resistirse)
… y te lo ruego, no me preguntes si seguimos hablando, ¿ok?
- No, en realidad no me cabe la menor duda, se te ve en la cara, mas precisamente en tus ojeras -(Y ahora ataca con esa sonrisa, pocos sobreviven a ella)
No, no le voy a contestar, no solo porque no quiero hablar del tema, no solo porque se supone que ella no quiere hablar del tema, sino también porque se atreve a restregarme por los ojos con toda la insolencia del mundo el hecho de que mis ojeras, que últimamente se han profundizado bastante no por culpa del insomnio si no mas bien a causa de un proceso cruel e irreversible de desgaste natural, se están comiendo mi cara, culminando así esta tragedia estética que me arrastra cada vez mas y mas al hermitañerismo. Y si, también me he vuelto asquerosamente frívolo a fuerza de haber tenido que pasarme por el orto gran parte de la hipocresía humana. De la mía, al menos.
Bien, sin despegar la mirada del techo percibo cuando ella, resignada por mi inquebrantable silencio se sienta e inmediatamente recuesta sobre la cama. En momentos como estos no se hacer otra cosa que maldecir. Maldigo entonces a la tercera dimensión espacial de nuestro universo, a estos condenados 125 centímetros dentro del condenado eje z, maldigo a esta puta cama marinera que nunca entendí que función cumple en mi pieza mas allá de satisfacer el capricho de un nene hace mas de diez años.
-Si me odias aunque sea decimelo.- Me dice cambiando el tono considerablemente.
Quizás sea la primera vez en más de dos horas que despego los ojos del techo más de tres segundos.
No es justo, simplemente no es justo. Dios mío, ¿cuantas veces le quise decir algo asi a ella?, ¿Cuántas veces le quise decir tantas cosas, todas aplastadas y compactadas adentro mio?
Y si no puedo no es precisamente por timidez, aunque SI soy tímido, y mucho. No, no puedo porque seria “faltarle el respeto” o “rebajarme socialmente”, una de dos. O las dos, no se. Solo se que si me atreviera a admitir que sin duda pienso mas en ella de lo que ella piensa en mi, según las reglas de conducta social humana le estaría “faltando el respeto” o me estaría “rebajando socialmente”, o las dos, no se. Pero ella lo dice con toda la soltura del mundo, y yo ya no entiendo nada. Es evidente que la gente como ella puede hacer lo que quiere a gusto, inclusive quizás jugar sádicamente con la fragilidad emocional de perdedores inseguros con los cables cruzados. Entonces me doy un pequeño golpe en la sien. Flaco, ¿por casualidad te suena un tal Juan Pablo Castel?
-No te podria odiar en un millon de años- Digo no sin cierta autosatisfacción, o alivio.- Es que estoy completamente frito, no me anda la cabeza, no tengo ideas y…
-Y mañana es el ultimo dia para el concurso ese o lo que sea literario…-(¿Porque diablos se acuerda de esas cosas? ¿Sera porque vengo rompiendo las bolas con lo mismo desde hace meseses?)-
-Si, y estoy vacio de ideas- (ergo: estoy vacío en todo sentido)
-Por algo vengo a verte, ¿no? Queria saber si habias terminado algo pero es evidente que no. Por dios, hacete el favor de no tomartelo tan enserio, ok? Yo una vez mande un par de cosas a un concurso o no se que mierda de poesia, y si, tenia toda la ansiedad del mundo. Y por supuesto al final termine avergonzandome. No porque no me gustara lo que mande, eso es otro asunto. En realidad me di cuenta de a donde mande lo que escribí y con que intenciones, y me parecio algo horriblemente… no se, oficialista, poco marginal, vulgar. ¿Qué carajo puede saber esa gente de mi o de lo que escribo?- (Hace una pausa) -Y vos parece que tuvieras terror, no se, de que te rechazen, o te critiquen. ¿Que te importa? ¿Queres asegurar tu futuro, salvar tu culo? ¿confirmarle al mundo que servis para escribir? Te voy avisando: Asi no se puede escribir nada, o por lo menos nada bueno. Porque es obvio que tu cabeza esta completamente dura de objetividad, porque tenes miedo…-

Stop: bolso: celular, mensaje de texto, se quien es. No es cierto, no tengo la mas puta idea, pero se en calidad de que. Cambia la cara, me tengo que ir nene, mandame un mail a la noche, ok, beso, cruza la puerta. Nuevo desmoronamiento emocional, repentino y drástico sentimiento de inferioridad, bla, bla, bla. Pero tiene razon, vaya que si.

Me muevo. ¿Rompo la veda? Si, me muevo, prendo la PC. Veamos que se puede hacer. Tengo en la cabeza un personaje y una vaga referencia de su situación, eso es bastante. Aunque me acuerdo de un profesor de la secundaria que decía que para contar una historia lo primero que había que tener es un conflicto, porque sin un conflicto no hay historia.
Que se vaya a la mierda, ¿quien dice que no puedo escribir algo en base a un personaje y una vaga referencia de su situación? Y si, es cierto que armando personajes soy completamente mediocre, porque no hay uno solo que no sea un virtual espejo de mi persona, pero se trata de expresión esto así que como venga (y de ultima también exagerare un par de cosas, porque en eso si soy bueno). Entonces, tenemos un personaje, ¿Cómo se llama?, no es importante, prefiero no bautizar a mis personajes. Pero hagamos una excepción, quiero usar un recurso dramático diferente. Llamémosle Juan, un nombre vulgar, no me gustan los nombres pretenciosos. Bien, Juan esta en su pieza, de noche, en la computadora, en un ambiente sofocante. No es un lugar muy chico ni muy oscuro, tiene ventanas con persianas americanas, guitarras, una tele vieja, discos en la pared, suficiente descripción, se entiende. Pero es un ambiente sofocante, suburbano, deprimente, eso solo yo lo entiendo. Y Juan esta en la PC, chateando con una amiga. ¿Hablando de que? No importa. Pongamos que esta abierta una ventana de Chat, y un procesador de texto, porque si, esta escribiendo algo, así me identifico todavía mas. Entonces Juan repentinamente se levanta, apaga la PC, abre una puerta y sale a una terraza. ¿Una pieza en una terraza? Es ciertamente poco serio, medio surrealista. Pero la idea es esa y mal no queda, Juan sale a la terraza y se recuesta en la membrana, eso es. ¿Que pasa por su cabeza?, solo vale tirar unas sugerencias pseudomísticas. El solo esta tirado en la terraza mirando al cielo y las estrellas, poesía barata. Pasa un rato, se levanta de golpe, se mete a la pieza y prende la PC. ¿Qué escribe?
Creo que ya se lo que escribe, es una idea bastante boluda pero me gusta. Juan se pone a tipear, y lo que escribe es lisa y llanamente una descripción de lo que estoy haciendo yo en este momento, cono si fuera una especie de conexión interdimencional en la que yo lo imagino a el y el me imagina a mi, eso suena interesante. Y bastante narcisista, como toda la mierda autorreferencial que escribo. Bien, entonces Juan se pone a escribir lo que yo estoy haciendo, y sigue sin haber conflicto…

2 comentarios:

Lana dijo...

a la mierda
wow

Poly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.